“Prevenir es mejor que curar”, enfatiza Osvaldo Ivañez González, director provincial de Salud Pública, quien, además, insiste en que “siguen las mismas medidas de marzo, abril y mayo”. No obstante, la situación de la COVID-19 en Ciego de Ávila ya no es tan compleja como a finales del mes anterior e inicios de este.

El 27 de abril último, el doctor comentaba que sí íbamos a tener más enfermos, pero las acciones oportunas de los implicados en el enfrentamiento permitirían evitar una transmisión. El trabajo sistemático, posibilitó entonces un mes de mayo con un comportamiento hacia la disminución, aunque en los últimos 15 días el territorio registre tres confirmados.

En tal sentido, señaló que “un retroceso en la cola de la epidemia puede ser más agresivo” y que, de los 96 casos reportados hasta la fecha, cuatro pacientes se mantienen ingresados en Camagüey.

Al referirse al evento de trasmisión abierta de la Isla de Turiguanó, con más de 45 días en cuarentena y 50 desde la aparición del primer enfermo, lamentó que, a punto de cerrarse, comenzaran a salir contagiados asintomáticos.

Se han realizado en esa zona, hasta el día 26 de mayo, que fue el último positivo que salió, más de 914 tomas de muestra de PCR en tiempo real, buscando respuestas a los inesperados sucesos. “Hay más de 130 de estas pruebas todavía en proceso”.

Precisó que un equipo de la Dirección Provincial de Salud y de Higiene y Epidemiología, refuerza allí el chequeo constante del cumplimiento de las medidas orientadas para la cuarentena.

Sin embargo, anunció que “se propone liberar, si es aprobado por el Consejo de Defensa Provincial y el Ministerio de Salud Pública (Minsap), aquellas áreas de Turiguanó que no guarden relación con los confirmados, para ir reduciendo así el número de asentamientos con riesgos”.

La idea de “quitarle a la cuarentena todos los días un pedazo”, teniendo en cuenta las indisciplinas originadas por diversas causas, puede crear un clímax esperanzador, pero también de peligro. Tendrá que evaluarse y reevaluarse, pues la pandemia aprovecha cualquier resquicio dejado por decisiones mal entendidas y aplicadas.

Remarcó que la propuesta se concretaría en dependencia de los resultados posteriores, sin obviar los anteriores. Los ojos, todos, están ahora sobre El Aserrío, donde radican los dos casos avileños reportados en la pasada semana, y en los Edificios, cuyo último positivo cumple un mes el venidero 5 de junio.  

En ese enclave moronense estratificado, se han pesquisado alrededor de 1 600 personas y realizado cerca de 1 200 exudados nasofaríngeos, por lo que, con las más de 914 de las recientes jornadas, casi se abarca la población total de riesgo en Turiguanó.  

El director provincial de Salud Pública informó que arribaron a la provincia 40 070 frascos de PrevengHo-Vir, los que serán distribuidos, próximamente, en toda la población de Morón y, en la ciudad cabecera, para los habitantes del Policlínico Sur y parte del Belkis Sotomayor. “En la medida que el Minsap asigne ese medicamento, se irá repartiendo en el territorio”.  

Sobre la reapertura de servicios en el hospital Roberto Rodríguez, de Morón, dijo que el cercano lunes quedarán restablecidas en esa institución las asistencias médicas contemplados para la etapa de enfrentamiento a la COVID-19.

“Se trata de urgencias médicas y tratamientos oncológicos. Las enfermedades respiratorias sí se queda allí; los sospechosos al coronavirus van para la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez y, si resultan positivos, de ahí para Camagüey”.

Recordó que Cuba, por temor a pasar a una tercera etapa en el enfrentamiento a la enfermedad causada por el SARs-Cov-2, alistó el hospital de Morón, para atender positivos, pero la situación hoy es favorable y la tendencia es al control. “Siempre el país se adelantó una etapa”, subrayó. 

Ivañez González reconoció, durante su comparecencia en revista especial de Televisión Avileña, el esfuerzo de todo el personal de salud avileño, los estudiantes de medicina y otros organismos, que llevan más de dos meses en el combate contra el coronavirus. Mientras, convocó a “mantener el aislamiento y utilizar los medios de protección”.

Por su parte, Lianys Coroa Castro, directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, en Ciego de Ávila, hizo un llamado a no descuidar otras enfermedades transmisibles que se incrementan en la etapa en curso, como el dengue, y las no trasmisibles.

“A nivel de provincia y país, se aprobó una estrategia intensiva que comienza el primero de junio, para la cual están garantizados los recursos humanos y materiales. Aprovechar la estancia en las casas para intensificar el autofocal familiar”.

En el canal endémico de la COVID-19, la provincia se encuentra en zona de éxito, aunque ese —rimbombante— término no significa poner término a nuestras exigencias de cuidado.

José Alemán Mesa