Colaboradores avileños de la salud en otras naciones y trabajadores del sector en Ciego de Ávila, condenaron una de las más recientes agresiones contra Cuba del gobierno de los Estados Unidos, esta vez mediante un ofensivo programa de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

   Según declaraciones del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), el programa está destinado a financiar acciones y búsqueda de información para desacreditar y sabotear la cooperación internacional que presta Cuba en decenas de países y para beneficio de millones de seres humanos.

   El centro de la inmoral calumnia consiste en alegar, sin fundamento alguno, que Cuba incurre en la trata de personas o la práctica de la esclavitud y en pretender denigrar la meritoria labor que voluntariamente desarrollan y han desarrollado a lo largo de la historia cientos de miles de profesionales y técnicos de la salud cubanos en varios países, particularmente del Tercer Mundo, agrega.

   Más de dos mil 100 colaboradores avileños laboran en este momento en 36 naciones, los que cumplen meritoriamente con su compromiso internacionalista y con la Revolución que los formó.  

   La política de descrédito de Estados Unidos y sus aliados hacia la práctica solidaria de los servicios médicos de Cuba para el mundo, se desvanece ante el sentido humanitario y los resultados de nuestros trabajadores, declaró Coralia García Montenegro, secretaria general en Ciego de Ávila del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Salud.

   Agregó que existe disposición del personal médico avileño para seguir brindando su asistencia donde se requiera, sin sentirse afectado por las presiones y difamaciones que el enemigo ejerce.

    García Montenegro sentenció que la solidaridad es un valor inculcado por el Comandante en Jefe Fidel Castro y no se renunciará a continuar llevando salud a los más desprovistos en lugares intrincados de la geografía mundial.

   Orelvys Leiva Suárez, médico que actualmente cumple misión internacionalista en Venezuela, por tercera ocasión en ese país suramericano, ratificó que los galenos cubanos son el bautizado Ejército Pacífico de Batas Blancas, cuyo fusil es el lápiz y el escudo es la receta; en vez de provocar heridas, se sanan los enfermos; en vez de cegar, se devuelve la visión; y con pocos recursos, se presta un servicio con calidad.

    El camino es el del compromiso social y solidaridad con los venezolanos, aclaró a quienes pretenden negarlo u obstaculizarlo con motivos políticos o de agresión, en tanto sentenció que el acceso a la salud es un derecho humano y Estados Unidos comete un crimen con estas mentiras, reveladoras sí de la baja catadura moral de ese gobierno.

   Misbety Morales Matos, estudiante de medicina, dijo que admiración, respeto, consagración, humanismo y solidaridad incondicionales son las armas con las que cuentan los técnicos y profesionales cubanos que participan en esos programas, mientras se mostró de acuerdo con que lo hacen de manera libre y voluntaria.

   Añadió que es de reconocer por parte de Estados Unidos, en vez de ponerse a gastar fondos millonarios y pagar por la complicidad de varios de los grandes medios de difusión, cómo durante el cumplimiento de la misión se continúan recibiendo íntegramente el salario en Cuba y se dispone, además, de un estipendio en el país de destino, junto a otras formas de compensación.

   El doctor Raudel Hernández Suárez recordó que Brasil, por ejemplo, fue una experiencia sin precedentes, pues llegó hasta lugares muy intrincados, donde ni siquiera se sabía que allí vivían personas necesitadas en extremo; ¡eso es lo que tiene que verse!

   La doctora Daimí Dorta Cabrera, internacionalista del municipio avileño de Majagua, se refirió a cómo se pone en dudas los conocimientos y el decoro de los profesionales cubanos, una situación inadmisible.

  La doctora Nélida Cebrián Pérez, quien estuvo en la región metropolitana de São Paulo, en la periferia de Itapevi, en Brasil, de 2013 a 2016, rememoró que tuvo el privilegio de atender a una población de más de 10 mil personas, muy carente de servicios de forma permanente como el que los cubanos brindamos.  

   Ratificamos y apoyamos las decisiones del Ministerio de Salud Pública y las declaraciones del Minrex cubanos, pues no puede ser avasallada nuestra dignidad; el mundo entero sabe de la calidad en la preparación de los galenos antillanos.

   Es este, como bien dice la declaración más reciente del Minrex, un atentado contra un esfuerzo solidario que ha recibido el reconocimiento de la comunidad internacional y el elogio específico de los más altos directivos de las Naciones Unidas, de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud.

   Más de mil 855 millones de pacientes han sido atendidos por los profesionales de salud cubanos en 56 años de colaboración médica de la Isla con el mundo.

Por José Alemán Mesa

Foto: Radio Rebelde